traductor

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Verdades sin sentido


Me aferro a un ideal... y solo llueve,
un vínculo total... corazón, mente.
Dolor de humanidad... impostergable,
la línea imperceptible e innegable.

Un tramo de cordura... y las heridas,
un nudo en las escenas sin salida.
Verdades sin sentido... innecesarias,
instintos...  y esa veta tan primaria.

Intentos por saltar sobre un costado,
un rústico vitral... cuerpos de estaño.
Un puño transparente en donde duele,
sangrando las heridas inherentes.

No quiero las verdades que son obvias,
prefiero ensordecerme la memoria.
Prefiero la distancia con lo externo...
los egos compitiendo por sus cuerpos.

No quiero ser de piel... soy sentimiento,
mis lágrimas no gritan... son un ruego.
Los seres de papel nada contienen,
son olas sobre el mar... un barrilete.

Norma Marchetti
31/12/14

viernes, 26 de diciembre de 2014

Ser más fuerte


Un cielo, una señal, algún encuentro,
la cara de un perfil... y los supuestos.
Los ojos de dolor... y los de hielo,
las manos de bondad... y las de hierro.

Miradas de un color que todo salva,
la entrega y el valor en las entrañas.
Un dar sin condición... y la codicia,
las cuotas de un amor en la cornisa.

Su rostro y un fantasma del pasado,
historias desvirtuadas... y fracasos.
Personas... y su lado más perverso,
codicia en la carroña... y sus efectos .

La cita de la vida y sus momentos,
presentes sin saber... sin entenderlo.
Ocupa su lugar... y yo a su lado,
es tiempo de entender... es necesario.

Escudos de valor... y ser más fuerte,
estar cuando sus piernas se dobleguen.
Sigilo en la razón cuando lo agrede...
apuesto a ese abrazo que no miente.


Norma Marchetti
26/12/14

lunes, 1 de diciembre de 2014

Se curvan las reglas


Y vuelve la lluvia... el viento reclama,
las gotas son puños, sacuden... resbalan.
Un rincón de verbos para los poetas...
reconocen versos, urbanos... sin letra.

Las letras guardadas revelan los trazos,
vocablos se exhiben... unen sus pedazos.
Un cielo cubierto de grises... paraguas,
la visión acuosa sobre las miradas.

Cobijan sus cuerpos tras de las ventanas,
cierto escalofrío se trepa en la espalda.
Agudas visiones... seres sin resguardo,
crudas emociones de piedad y espanto.

Costados sensibles se ocultan al resto,
ambiguas las poses quiebran los supuestos.
Nada es suficiente, la ambición atrapa,
se curvan las reglas... y ya nada encaja.

Algo entre el bullicio se alza sin trabas,
frágiles los sueños sucumben... acaban.
Gélidas ideas inundan los cuerpos...
grotescas acciones burlan sentimientos.

Norma Marchetti
1/12/14
 












miércoles, 19 de noviembre de 2014

En la versión de un iris terrenal


Bajo la Cruz del Sur, visualizada,
bajo ese cielo frío anochecido,
en la penumbra extraña... un timón,
bajo ese manto azul... el desafío.

En el rincón del miedo nocturnal,
con la visión lumínica del cirio,
en la versión de un iris terrenal,
en el instante póstumo del grito.

Sobre los dedos largos de las letras,
entrelazadas manos, como nudos.
en laberintos góticos... verbales,
del caudaloso pulso enrojecido.

En una isla dentro de la jungla,
en una cúspide alejada del gentío,
en la somera espalda de los miedos...
en esa aguda cuota de delirio.

En ese abrazo tierno... conectivo,
en la esperanza utópica de un sueño,
en los pilares fuertes de otra forma,
en esas manos ávidas de encuentro.

Norma Marchetti
19/11/14

sábado, 15 de noviembre de 2014

Se aferra el corazón


Ese grito en el clamor de la defensa,
el reto más capcioso del destino.
Feliz en el descanso de los brazos...
la trampa en los vocablos invertidos.

Un búsqueda imperiosa... una salida,
la intensa interacción de los motivos.
Segundos que se sueltan de la boca,
estallan, arañando lo querido.

Ardor en la tristeza del relato,
encuentro de guerreros agredidos.
Limpieza de una voz... y lo que advierte,
se mezcla la verdad y lo entendido.

Los ojos del amor y los del miedo,
la cruda realidad y su eufemismo.
dos caras... y al final, una moneda,
las manos de bondad y el egoísmo.

Un paso hacia atrás... y dos al frente,
un cauto avanzar tomando ritmo.
Se aferra el corazón... y prevalece,
el claro de una luz muestra el camino.

Norma Marchetti
15/11/14

lunes, 10 de noviembre de 2014

Los zarpazos del temor


Cavidades del tiempo... recortadas,
un pedido en silencio, sin garganta,
un  abismo en el límite de nada,
un aullido a una luna desbordada.

Resplandores del sol en el mutismo,
caminando hacia adentro de uno mismo.
Los aciertos, los golpes... las heridas,
los fantasmas del miedo en las salidas.

Una luz en la noche más cerrada,
un pedido en soledad, de madrugada.
Una cita de amor con el destino
y la extraña versión de los sofismos.

Los juguetes de la infancia y algún libro,
cajones de ilusión y de heroísmo.
Ilusiones marchitas... pensamientos
 y esas frases acusadas del comienzo.

Realidades sin filtro... y eclipsadas,
interiores de un templos...  y su fachada.
La impotencia de existir tras la ventana,
los zarpazos del temor en las entrañas.

Norma Marchetti
8/11/14

domingo, 2 de noviembre de 2014

Los pasos retumbando en el camino


Refugio de silencio en el sonido,
un cierto malestar y algún alivio.
Un cielo de cemento entre paredes,
sonrisas con el sol... y cuando llueve.

Intrínseca la forma y el sentido,
los pasos retumbando en el camino.
En polos de pasión y de cordura...
la excelsa dignidad y la locura.

Espacios apretados y a medida,
la culpa sin razón y las salidas.
el puente de la unión sobre la sangre...
pedazos de una vida... varias partes.

Un árbol con sus ramas aliviadas,
las huellas del no ser y lo que engaña.
El miedo a la presencia irrespetuosa...
la burda involución de las personas.

La bruma, el laberinto sin salida,
el foco en visión más definida.
Los verbos en presente y en futuro...
es tiempo de asumir todos los triunfos.

Norma Marchetti
2/11/14
 




martes, 28 de octubre de 2014

Corazón encapsulado


A veces es el aire que no llega,
minutos de fragor en la defensa.
Un muro entre mi piel y la del mundo,
un sueño atesorado en mi terrunio.

Un puerto para un barco y algún faro,
un mar en desnivel... arrebatado.
La senda a contramano de la Tierra,
la fuerza de mis pies bajo mis piernas.

Las manos se entrecierran por reflejo,
la fuga del dolor va con los versos.
Un cielo tormentoso sin sentido,
la forma espiralada del destino.

La extraña comprensión de lo diverso,
el margen ajustado a lo que acepto.
Un amplio corazón encapsulado...
la llave del cerrojo entre mis manos.

Norma Marchetti
28/10/14




domingo, 26 de octubre de 2014

Solo cian en mi inocencia


La máscara del sol algo sombría,
un sueño compartido, en una mano.
Los brillos, tan mundanos que aniquilan,
los versos del amor son desmembrados.

Mi extremo vulnerable algo expuesto,
el reto es preservarme en lo profano.
Mi auténtica versión de lo que quiero,
traslúcido interior... perfil humano.

Fantasma de otros miedos...mi enemigo,
acorde al potencial de mi defensa.
Un cielo de colores sobre el mundo...
y otro solo cian en mi inocencia.

Despliego mi abanico... y es mas amplio,
intento ser más fuerte en la contienda.
Apelo a mi interior, no cabe engaño,
exploro lo exterior, cuido mi esencia.

Norma Marchetti
26/10/14


sábado, 25 de octubre de 2014

Cara a cara con mis huellas


Abrirme a la esa luz que trae el día,
la mente en expansión sobre los verbos,
las cuentas sin pagar han caducado,
la carta del perdón sobre el acierto.

Clarear un horizonte tormentoso,
guardarse sensaciones verdaderas,
sentir la protección de hombros sinceros,
fluir en otras formas más complejas.

Hundirme en lo más hondo de mi misma,
cerrar el historial de mis falencias,
caer en la conciencia de mis actos,
mirarme cara a cara con mis huellas.

Sacarme el sobrepeso de la espalda,
erguirme en mi postura mas honesta,
pintar de primavera mi desierto,
cubrirme de metal frente a las fieras.

Norma Marchetti
25/10/14

lunes, 20 de octubre de 2014

Un puente sobre el río de las piedras


Avanzo en la versión ilimitada,
la entrada, en el salón... solo descanso.
Un cómplice del sol en la mirada,
la tenue difusión para mis actos.

Acoto un fundamento a los silencios,
ajusto la balanza... y equilibro.
Un corte en la razón de mis flaquezas,
un grito de dolor sin el sonido.

Al borde de escaleras y barrancas,
la vista puesta al frente de los días.
Un cerco reflexivo entre mis versos,
la estrecha conexión más consentida. 

Hacer un paso atrás y dos seguros,
un puente sobre el río de las piedras.
Un guante en el fragor de los recursos...
un vuelo acompasado en la tormenta 

Norma Marchetti
20/10/14
 



viernes, 3 de octubre de 2014

Un brillo de utopía en lo mundano


Al Sur de la ciudad, cuando amanece,
despiertan los sonidos... se distiende.
La espera y el dolor en la tormenta,
un barco en el vaivén de la marea.

Rasante el aleteo en la llanura,
la escala del valor sobre la duda.
Un cielo de verdad sobre el pantano,
un brillo de utopía en lo mundano.

Las llaves de un cerrojo tras la espalda,
un tiempo de partir... o tirar anclas.
Las letras que no son... y su anagrama,
Un muelle y ese choque de las aguas.

Las costas del no ser... y su sentido,
las piedras puntiagudas del camino.
Los brazos que se trenzan sobre el pecho,
la falsa sensación de lo perfecto.

Los ojos en penumbras... y el destello,
las comas y un quizás cortando versos.
Un cuento de niñez en manos viejas,
las gotas del sudor sobre las huellas.

Un tierno amanecer sobre la noche,
un fuerte resplandor en los temores.
Endeble el eslabón de la cadena,
el temple y la razón en la respuesta.

Norma Marchetti
3/10/14

miércoles, 1 de octubre de 2014

Un ave en libertad que no se aleja


Abrirse a lo posible sin sapiencia,
entrar en lo deseado sin codicia,
creer en lo que sientes sin mas trabas,
cortarse los prejuicios que aniquilan.

Bagar sin experiencia y sin demora,
calzarte los zapatos que no aprietan,
ganarse ese respeto tras del nombre,
buscar entre los años la destreza.

Valerse de un racimo de palabras,
erguirse frente al sol del nuevo día,
calmarse frente al mar, en la escollera,
pintarse en la mirada una sonrisa.

Pegarse en la solapa margaritas,
llevar en los bolsillos una meta,
abrazos de verdad en lo mas noble,
y un ave en libertad que no se aleja.

Norma Marchetti
1/10/14
En YouTube: NormaMarchetti
https://www.youtube.com/watch?v=Vw3EptY1Tb8

jueves, 18 de septiembre de 2014

Es la primera


Transición de voces que se imponen,
la verdad bajo la luz de las vivencias,
la elección, es el acierto de las formas,
la virtud, es la que eleva la existencia.

La fusión, es ese círculo privado,
la inclusión, es esa imagen que refleja,
la razón, es ese abrir de los portales ,
afianzados en los pasos que se asientan.

La fluidez en el refugio de ternura,
la avidez en el recurso de lo nuevo,
la expresión que se libera de mordazas,
aprobando ese camino intento.

Otra vez, que ya no es otra... es la primera,
la vejez, que a la distancia nos espera,
la pasión y la mesura entre las manos,
otra vida, que es la misma... sin lo vano.


Norma Marchetti
 17/9/14


 




lunes, 8 de septiembre de 2014

Es la mirada



Espera de tiempos duros, en los recuerdos,
las pruebas, esos fallidos... el desamor.
Las noches de los silencios... frío en el llanto,
los valles del espejismo... la decepción.

Sonidos en el espacio de puentes viejos,
las calles del sufrimiento mueren al sol.
Los lazos que son tan suaves, resisten vientos,
los miedos de los espectros... hoy ya no son. 

Cosecha de manos llenas sobre lo cierto,
aliento que da el destino... campos en flor.
Corriente de río manso sobre las piedras,
versión de una misma vida, de otro color.

Las piernas son los pilares bajo del techo,
se mueven a paso firme sobre el temblor.
El cielo no es más inmenso... es la mirada,
aprende a levantarse... vence al temor.

Norma Marchetti
8/9/14

martes, 2 de septiembre de 2014

Un río cristalino


Se equilibra el silencio y los escarnios,
el filtro se libera de toxinas,
un tramo de razón en la incoherencia...
se abren los telones y vitrinas.

Se asienta la erosión y se acomoda,
las voces se borraron con sus huellas,
la paz es la templanza de los logros,
que brota primavera entre las piedras.

Se enfrenta al devenir de las opciones,
realza su interior sobre materia,
esparce al caminar varias semillas,
se alienta en la ilusión de su cosecha.

Un vuelco en su universo concebido,
un blanco as de luz sobre las sombras,
un río cristalino... y su reflejo,
suaviza la textura de las formas.

Norma Marchetti
2/9/14



lunes, 1 de septiembre de 2014

El abrazo de la vuelta


La estela de la impronta y sus proverbios,
un cielo desteñido y sus resabios,
la escala de valores... y el intento,
se suma a la explosión de lo cromático.

La esfera del reloj a contramano,
las luces que se encienden, se liberan,
cobijo en la verdad, revés humano,
momento de anunciar que todo llega.

Un par de margaritas en las manos,
los brazos de bondad... y su entereza,
ternura en la expresión de la mirada...
la sabia magnitud de la belleza.

Un puente a lo posible, sin peaje,
un sol acurrucado en la vereda,
el humo del café... y las tostadas,
sonrisas... y el abrazo de la vuelta.

Norma Marchetti
1/9/14



domingo, 24 de agosto de 2014

Se muere el poeta


El paisaje gris, frío, humedecido,
caireles del aire... extraño zumbido.
Gotas que se alargan... gotas suspendidas,
como lagos cortos... como despedidas.

Quietos escenarios, torres de cemento,
calles solitarias... domingos de invierno.
Un aullido triste... casi lastimero,
sonidos de Agosto... un canto de viento.
 
Realidad sin redes, verdad primitiva,
el instinto arrasa... rompe fantasías.
Los seres sensibles sufren la estocada,
tejen su armadura, de metal... mallada.

Los ángeles caen... desgarran lo interno,
la fe no sostiene... ya no son eternos.
Bruscas tempestades aniquilan versos,
se extirpan el alma y son solo cuerpos.

Algo se empecina en matar la magia,
los seres se hunden en oscuras trampas.
Ya no hay equilibrio, ni bueno... ni malo,
algo involuciona... se torna viciado.

Todo es admitido... se omite el encanto,
una gran campaña de puños cerrados.
Se muere el poeta... sin rima, ni estrofa,
cuerpos que se exponen... no regalan rosas.

Norma Marchetti
24/8/14


viernes, 22 de agosto de 2014

La vida apremia


Un verso en cada paso del camino,
la fecha y su verdad algo velada.
buscando dignidad a cielo abierto,
expulsa la expresión no revelada.

La cuota de razón... y los sentidos,
los puentes de la luz y su coherencia.
El sello de los padres... y su historia,
ternura en la inserción de su mirada.

Un paso al ventanal de lo mundano,
el hueco más salvaje y la nobleza,
un vuelco en lo real... y se equilibra,
el cruento lodazal... y lo que alberga.

La gama carmesí... y sus opuestos,
la escasa dignidad... y lo que engendra.
Un tiempo de abrazar como un acierto,
un cerco a la agresión cerrando puertas.

El costo del valor... y sus atajos ,
la escala del perdón... y la condena.
Las costas del rencor y sus resabios...
el bálsamo de amor que todo aprueba.

Las palmas hacia arriba... y su reverso,
un logro en el baúl de la ceguera.
Un tiempo de aprender desde el comienzo,
un tiempo de asumir... la vida apremia.

Norma Marchetti
22/8/14











miércoles, 30 de julio de 2014

Un toque al corazón

Consume la verdad alternativa,
un cielo algo gris... polarizado,
la gesta de un temor impredecible,
las ganas de huir de los presagios.

La culpa en el revés del calendario,
un grupo de fantasmas sin consigna,
la extensa dignidad sobre lo vano...
la estrecha comprensión sobre la vida.

Un par de sentimientos indelebles,
la impronta de arrasar con las doctrinas,
el tren de la utopía hacia el futuro,
las manos del amor bien sostenidas.

La espera del perdón a los errores,
la imagen agridulce de la estima,
las gotas de nobleza en las acciones,
algunas rosas blancas que iluminan.

Los brazos del descanso y sus opuestos,
un tiempo de bondad para los días,
las letras bailoteando entre los dedos,
los cercos que protegen la vendimia.

Revela la apertura de ambas manos,
sacude la emoción y se reaviva,
acude en el desdén... se vuelve oleaje,
se expresa en su razón extrovertida.

Un toque al corazón... es vulnerable,
se ensalza en su esplendor cuando se alivia,
en pulso y en pasión abre la historia
un corte en el dolor de la ignominia.

Se cierra a la crueldad y al egoísmo,
respira en su santuario de tibieza,
se calza su armadura de coraje,
encubre su interior... y es de piedra.

Camina hacia la luz que trae el día,
expande en sus dominios los cimientos,
el viento a su favor entre los llanos...
consciencia en el valor de la entereza.

Norma Marchetti
30/7/14


lunes, 14 de julio de 2014

Luz en los sofismos


Accedo a la verdad de otras voces,
la cuenta sin final de lo vivido,
un bloque de metal sobre la fragua,
algunos eslabones sin sentido.

La escena del comienzo... otro escenario,
un grito acurrucado en el perjuicio,
abrazos tan inmensos sobre el alba,
que esparcen sanación en sus dominios.

La vista en la ciudad... sobre sus techos,
un cielo ancho y gris sobre los muros,
el alma desplegada en los afectos,
un vuelo más allá del infortunio.

Las letras del teclado en las variables,
son válvulas calladas del autismo.
Un leve chaparrón... no fue tormenta,
un prisma que abre luz en los sofismos.

Un manto de piedad en los silencios,
un peso equilibrando los motivos,
los brazos del amor sobre mis miedos,
el tiempo acomodando lo nocivo.

Norma Marchetti
14/7/14

                         

jueves, 19 de junio de 2014

Un paso a la mitad


Un paso a la mitad de cada intento,
un tenue palpitar entre los versos.
Mi más clara versión... y soy confusa,
un vuelo en espiral y estoy a oscuras.

Queriendo ser caricia, soy discordia,
mi única ocasión... y soy derrota.
Me afirmo en la quietud aunque me duela,
clausuro la salida... y soy condena.

Un paso a la mitad... y retrocedo,
soy víctima y culpable de mis miedos.
Me busco en mi sentir más acertado,
me pierdo tras la sombra de mis manos.

No encuentro mi latir en el espejo,
me asusta mi postura sin sustento.
Sostengo algo de sol entre mis brazos,
me filtra el ventanal solo sus rayos.

Ya nada será igual... viví tormentas,
ansío reencontrarme con mi fuerza.
La lucha es visceral... introspectiva,
un reto a mi valor para estar viva.

Norma Marchetti
19/6/14




 

jueves, 5 de junio de 2014

Cruzar los muros


Abriré mis manos, pintaré otro cielo,
buscaré los brazos cuando sienta miedo.
Colmaré de luces mis lados oscuros...
un paso por vez al cruzar los muros.

Crearé un silencio que albergue respuestas,
un pequeño sitio que dibuje sendas.
Un camino recto, amplio, luminoso,
algo en la mirada de los sueños propios.

Un jardín sin sombras, simple, consentido,
la señal del tiempo para mis motivos.
La sonrisa amplia porque me han amado,
la fuerza en mi espalda... huella de sus pasos.


Lazos de mi sangre, inmensas presencias,
aprendo de ellos... revelan mi esencia.
Un pilar me afirma fuerte entre sus brazos...
un sueño cumplido... no importan los años.

Norma Marchetti
5/6/14







lunes, 19 de mayo de 2014

Los brazos del descanso


Un sueño tan real que estoy despierta,
sus manos, su ternura... son mi tregua.
Un cuento se despliega en la mañana,
dos vidas caminando en su esperanza.

Simpleza en el sabor de las palabras,
un vuelo al terminar la madrugada.
Miradas que no callan ni un suspiro,
dos hombros sosteniéndose a futuro.

Abrazo al corazón sin otro atajo,
se borran cicatrices de otros daños.
Canción sin más edad que la que suena,
escriben sinfonías sin fronteras.

Los brazos del descanso son pilares,
sostienen paraísos sobre mares.
Conquista mi terrunio con su esencia,
sus armas son de paz y de entereza.

Norma Marchetti
19/5/14



jueves, 8 de mayo de 2014

Dos sobrevivientes


Las manos son aves y el cuerpo su templo,
cobijando el paso de un sinuoso tiempo.
Destellos de magia sobre sus miradas,
abriendo su cause sobre tierras mansas.

Pueden lo que hacen y suben la apuesta,
se abren al aire tras de la tormenta.
No hay vuelta atrás... se abren portales,
ya sin armaduras liberan sus trajes.

Se abren sus manos... fértiles, heroicas,
dos sobrevivientes de un andar sin sombras.
se detiene el tiempo, sostienen los brazos,
impunes pasiones juegan con sus años.

Piernas sin grilletes... espaldas erguidas,
amplios los salones y varias salidas.
Luces sobre el iris... cómplices miradas,
un halo de paz les cubre la espalda.

Corrigen las poses... ensamblan su esencia,
huellas con un ritmo, pilares sin mella.
Él con sus violines, ella con sus letras,
dibujan un sueño sobre las tristezas.

Norma Marchetti
8/5/14

martes, 6 de mayo de 2014

Cambiando el aire



Empiezo a sacudirme los fantasmas...
cambiando el aire gris de los destierros,
buscando musas libres por Barracas...
La Boca... y las historias de San Telmo.

Camino la extensión de los paisajes,
la excelsa arquitectura de otros tiempos,
la huella de los grandes y adoquines...
balcones ampulosos y misterios.

Un verso de verdades y recuerdos,
la infante dimensión de mis paseos,
mis padres sonriendo por el Parque...
-¡Lezama!... hoy te veo más pequeño.

Se abren mis pupilas a su magia...
inmensos caserones, arte y sueños, 
colosos que custodian nuestra historia...
estáticos emblemas de cemento.

Un toque de bohemia en las vereda,
se funde entre la urbe apurada,
y yo desde mi face más sensible...
inhalo la emoción y las palabras.

Norma Marchetti
 6/5/14

lunes, 5 de mayo de 2014

Al Sur


Al Sur de la ciudad ya sin estrellas,
un cielo aún dormido en el silencio...
las calles solitarias sin insomnio,
el frío acurrucado entre los techos.

El amplio ventanal y algunas luces
que cuidan centinelas los umbrales,
los pasos que no llegan a la acera,
descansan tras sus rejas y vitrales.

El verde de Lezama en desniveles,
rincón de un tiempo quieto entre los siglos,
primera fundación y su templete,
terrazas...  y la loba con un niño.

Renueva melodías interiores,
la justa magnitud de sus vivencias,
se yergue en su postura introspectiva...
da forma a la armonía de su esencia.

Norma Marchetti
5/5/14









En la raíz del sol


Y me dibujo al borde del abismo,
en un rincón del cielo enrarecido,
en la raíz del sol, del lado anverso,
en los confines dentro del olvido.

Y me sumerjo anclada a la esperanza,
en la opulencia propia de los ciegos,
en los cimientes fuertes de mis hombros,
en los perfiles rotos de los tiempos.

Y me acomodo al pie de otro hito,
en las instancias próximas del miedo,
en las urgencias aptas a mi forma,
en los sutiles rojos que revelo.

Y me acompaño al fin con mi consuelo,
en las esferas  crónicas internas,
en las penumbras sobrias de mis calles,
en los silencios grises de mis versos.

Una rutina blanca entre paredes,
un uniforme azul en los sentidos,
unas campanas suenan a lo lejos
y se despierta el sol sin mas sonidos.

Un universo oscuro entre destellos,
una ilusión sin nombre en la vereda,
entre la urgencia lógica del tiempo,
una fusión de dos que nada espera,

Una verdad sin dobles intenciones,
una sentencia plana en los suspiros,
una impresión cayendo en las pisadas,
sobre la margen próxima del río.

Una canción colgando del oído,
una expresión cambiando la mirada,
una inclusión a un puerto sin señales...
que se acomoda al filo de sus aguas.

 Norma Marchetti
19/4/14


miércoles, 9 de abril de 2014

Se abre en el silencio de los sueños


Los pájaros lejanos... y sus trinos,
de órbitas lejanas y esquivas.
Los pasos que se alejan son pequeños...
los rayos van rasgando la cortina.

 Mi pulso en ese ritmo de su pecho,
se acopla sigiloso en la penumbra,
se abre en el silencio de los sueños
unidos a los tiempos de apertura.

Los lazos a lo lejos... sin distancia,
se exhiben en retratos compartidos,
sus risas entre miles de recuerdos,
sus voces bailoteando en mis sonrisas.

Se agolpa la hojarasca entre el paisaje,
las calles de Barracas y San Telmo,
detalles de la vida entre contrastes...
creciendo urbanidad sobre lo eterno.

Encastre en el detalle de las formas,
la excelsa arquitectura... y sus misterios,
la cúpulas fastuosas...y sus molduras,
fantasmas de un ayer cortando el cielo.

Norma Marchetti
8/4/14

viernes, 4 de abril de 2014

En los huecos de mis manos


En el sonido nocturno
y en las pupilas de lluvia,
en los rincones sinuosos
de la razón sin fisura.

En la entrega del abrazo
y en los suspiros internos,
en los umbrales torcidos
y en sentimientos expuestos.

En la inocencia enfrascada
y en los recuerdos de infancia,
en el arraigo afectuoso
a pesar de las distancias.

En las ciudades más cruentas
y en sus grises clandestinos,
en las lloviznas tediosas
de un otoño distinto.

Con la mirada afectada
y la espalda en su soporte,
caminando en los pasillos
y laberintos sin nombre.

Las flores en los cristales
y en las puertas los extraños,
acomodando los besos
en los huecos de mis manos.

Norma Marchetti
4/4/14

miércoles, 26 de marzo de 2014

Un amor sin dorso


Con la conciencia viva
y la ilusión escueta,
con la constancia altiva
abriendo fronteras.

Un color intenso
se abre en las siluetas...
un sabor a abrazo
de ventana abierta.

Dorados de tarde...
paisaje de ocasos,
un amor sin dorso
ampliando mis pasos.

La sonrisa extensa
y cómplice esfuerzo,
la alianza del alma
en un pacto interno.

Rostros sin dobleces...
los ojos expuestos,
un cálido aroma...
espacio sin tiempo.

Norma Marchetti
26/3/14


martes, 25 de marzo de 2014

Bajo el arco iris


Lejanas las penas...
casi se evaporan,
vitrales sin marcos
rearman la historia.

El iris al frente,
mirada serena,
brotando en raíces
románticas... tiernas.

Un paso al costado
y otros al frente,
la brisa se cuela...
nada la detiene.

La costa del sol...
y el navío anclado,
brillos sobre el agua
que cruzan el lago.

La música tenue
se acopla al paisaje,
las manos se unen...
cruzan su linaje.

Horizonte amplio
bajo el arco iris,
mariposas blancas
en cielos añiles.

Un lugar sin nombres
bajo las estrellas,
luces ancestrales
sobre sus cabezas.

Un rincón de sol...
la paz sin veredas
que muta en bisagra
abriendo fronteras.

Norma Marchetti
24/3/14



sábado, 8 de marzo de 2014

Color y sueños


 

Albergo la esperanza de necios,
la blanca iniciación de la inocencia,
la extraña percepción de lo ilegible...
la sobria habilidad de ver la huella.

Avanzo en ese ritmo del camino,
respiro en la amplitud del sentimiento,
me vuelvo claridad en lo profundo
y  vuelvo al estandarte que prefiero.

Me acerco a la virtud y sus dobleces,
asciendo en la inclusión de mis deseos,
consiento a mi costado mas sensible,
comienzo a despedirme de otro tiempo.

Me voy acomodando a otros renglones,
le ofrezco otra expansión de pasos nuevos,
concibo mi visión palmas arriba...
le pongo a mi pasión color y sueños.

Norma Noemi Maria Marchetti
8/3/14



jueves, 27 de febrero de 2014

Bolsitas de tela


Me siento a un costado
donde no hay sonido,
un lugar sin huellas
de perfil esquivo.

Un libro sin letras
un arcón sin oro,
bolsitas de tela
para mis tesoros.

Un pulso en la noche
un hueco en el cielo,
los brazos me cubren...
protegen mi sueño.

Colores sin nombre
un nudo en el medio,
voces singulares
me apartan del miedo.

Un banco en la plaza,
varios crisantemos,
la sangre que fluye
a ritmo sereno.

Norma Noemi Maria Marchetti
27/2/14

HOJAS SUELTAS Capítulo III: "Enamorarse en Venecia"

http://elotroblog.pedroarroyo.es/2010/05/mariano-fortuny-fotografo.html

Y tal vez sea esta la parte de la historia más romántica, como robada de la imaginación de algunos autores.
Venecia fue fundada en V a.C. y se incorpora a Italia en 1866 después de años de dominación francesa y austriaca. 
 Construida sobre un archipiélago compuesto de 118 islas y 400 puentes que las comunican entre sí. Posee aproximadamente 150 canales por donde navegan embarcaciones de diversos tamaños, entre ellas, las tan características góndolas, compuestas por 280 partes y en donde cada detalle tiene una simbología muy precisa.
 En Primavera y Otoño, por la marea alta, se inunda dos veces al día la Plaza San Marcos.
 Debido a su inmenso poder cultural, el casco histórico de la ciudad y la laguna, fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1987.
 Una historia de amor... mis abuelos maternos, escenas recreadas en mi mente infantil a través de los relatos de mi madre que yo hoy transcribo desde sus Hojas Sueltas... 
 "En Venecia sobre el agua, terrenos y casas. Ángel Coluzzo y Filomena Giardino, formaron una familia y tuvieron 11 hijos, de los cuales sobrevivieron solo dos hijas, María y Alba Teresa. La peste arrasó con la familia y con muchísimo dolor, padecieron la agonía de ver morir hasta cuatro de sus hijos en un día. Al llegar los rumores de guerra, las mujeres escapan y el abuelo Ángel permanece escondido en su campo a la luz del día, intentando cuidar sus pertenencias, como hacía con sus ollas, jarras y satenes de cobre, que escondía en pozos para preservarlas del saqueo de los invasores. 
 Mi Tía María, se casa cuando mi madre, era la pequeña Albina, que un 7 de Diciembre de 1893, cumplía sus 9 años. 
 Ella nos contaba que cuidaba los gansos que criaba la familia, para vender sus plumas. Una tarde, estando ella con otras niñas que también cuidaban sus animales, comenzó a caer una lluvia torrencial y todas salieron corriendo. Mi madre debía cruzar un arroyo cuidando de que todos los gansos volvieran con ella y a pesar del miedo y lo difícil que resultaba ese desafío, ella recordaba con orgullo que lo había logrado.
 Al cabo de un tiempo, su hermana María, había tenido una nena a la que llamó Ida y el abuelo Ángel estaba muy enfermo, por lo que ella decidió viajar para visitar a su padre (hacía mucho frío) y el abuelo fallece a los ocho días.
 Mi madre (Albina), tenía catorce años y debido a su habilidad como modista, consigue trabajo en el palacio
de la familia Pellozzo, quienes se encariñaron mucho con ella y la trataron como otro miembro del grupo familiar. El matrimonio, tenía dos hijas y ella se divertía con las chicas cantando o acudiendo a bailes.
 Mi padre (Domingo), había desembarcado en Italia con su madre y su hermana. Aprovechaba los días en su tierra, para recorrer el paisaje soñado de Venecia y sus palacios. Una tarde, caminando por sus calles, escuchó una voz que lo dejó impactado y volvió una y otra vez, hasta que un día vio a una hermosa rubia de ojos azules, delgada y muy bonita, cantando en el segundo piso de un palacio y con absoluto agrado descubrió que era la dueña de la voz que lo había enamorado. A ella le había llamado la atención su traje, algo anticuado para la moda europea. 
 Finalmente, gracias a la perseverancia de mi padre, ellos se conocen mejor y después de un tiempo deciden casarse y volver a América, porque mi madre ya tenía veinticinco años y a esa edad, las chicas ya viajaban solas a este continente y ella soñaba previamente con esa posibilidad. 
 Se quedan en Italia un mes y medio, se casan un 31 de Octubre de 1910, pasan tres días de luna de miel en San Miguel, a donde viajan con la madre y la hermana de mi padre. Después parten del puerto de Genova hacía La Pampa, más exactamente a el campo que habían adquirido en la localidad de Eduardo Castex, con la promesa de mi madre de regresar a Italia en tres años para ver a su madre (Filomena).
 En tanto su hermana María, había agrandado la familia con cuatro hijos más: Favio, Juan, Elvira y Angelita."



















































































































martes, 25 de febrero de 2014

Y tal vez mi tiempo...


Y tal vez la lluvia... y tal vez el cielo,
y tal vez mis ojos siguiendo tu vuelo.
Y tal vez mi pulso más acelerado...
y tal vez mi tiempo fundido en tu abrazo.

Y tal vez la noche... tibia, acurrucada,
me cito en el sueño que invento en tu almohada.
Y tal vez tu iris jugando en el mío...
y tal vez mi esfuerzo buscando el alivio.

Y tal vez las voces vuelen con el viento,
y tal vez se afiancen fuertes sentimientos.
Y tal vez los años encuentren morada...
y tal vez mi pecho conserve esta calma.

Norma Noemi María Marchetti
25/2/14

lunes, 24 de febrero de 2014

HOJAS SUELTAS Capítulo II: "Tierra fértil"

 Buenos Aires, 1889. Culminando la presidencia de Juarez Celman, el país en crisis, es testigo de la inauguración del Registro Civil de Buenos Aires y el Museo Histórico Nacional del Parque Lezama. Una ordenanza Municipal, permite levantar en Buenos Aires, edificios de hasta 20 metros  de altura y las cifras oficiales indican que la cantidad de conventillos asciende a 2.078. El precio de los cereales baja por el incremento de la producción agropecuaria.
Juarez Celman


"Domingo, mi padre, llega al país con solo 23 años, pero con el firme propósito de echar raíces en esta tierra fértil, prometedora y generosa.
 Después de 10 años de trabajo incansable en las cosechas de maíz, mi padre, mi abuelo Luis y mi tío Santos, deciden trasladarse a La Pampa, en la localidad de Uriburu, con el propósito de comprar algunas hectáreas de campo.
 Con la esperanza puesta en estas tierras, el abuelo Luis envía el dinero para los pasajes a Italia, con el fin de reunir nuevamente a la familia. Felizmente, al cabo de un tiempo, llegan a la Argentina, la abuela María, la tía Luisa y los tíos: Victorio y Pascual.
 El abuelo Luis y el tío Pascual, se dividen para buscar un campo donde formar su nuevo hogar. Ambos tuvieron suerte en su búsqueda, pero finalmente decidieron quedarse con el campo que encontró el tío Pascual en Eduardo Castex. El abuelo Luis, le sede su hallazgo a un compatriota compañero de viaje, quien con los años fundara un pueblo y con el avance del ferrocarril, donara terreno de su propiedad para fundar la Estación "Ingeniero Luiggi", inaugurada el 20 de Septiembre de 1910.
Estación "Ingeniero Luiggi"
La Pampa

Domenico Pittoni
Apellido y Nombre \ Edad \ Estado Civil \ Profesión      \ Religión \ Nacionalidad \ Barco     \ Procedencia \
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Pittoni Domenico   \    35   \         D         \Desconocida \Católica  \     Italiana      \Cordova  \      Genova    \
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Datos de arribo
Fecha de arribo/Puerto       \ Nacido en    \
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
6/12/1910 - Buenos Aires  \ Desconocido \
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
http://www.cemla.com/busqueda.

miércoles, 12 de febrero de 2014

"HOJAS SUELTAS" Capítulo I: "Desde un principio"


 Algunas historias tienen la particularidad de ser únicas, no por el hecho histórico que narran, sino por el valor emocional que el protagonista o el narrador le agrega.
 Voy a contarles partes de mi historia... de mis raíces, aquellas cosas que recordaba mi madre y que plasmo en hojas sueltas para inmortalizarlas, para que sigan vivas más allá de su partida.
 Abro un sobre que me entregó mi hermana... reconozco la letra de mi madre en pequeñas hojas de diferentes colores... algo desordenadas, pero de un valor incalculable para mi. Alguna vez... en charlas familiares, hice la promesa de transcribir estos recuerdos... y comienza más o menos así...
"A comienzos de 1800, en la zona del Friuli, Italia.
 Fuimos una familia numerosa...  y curiosamente, nuestro apellido, hoy Pittoni, habría derivado de Pitton o Pittone. En aquellos años, era costumbre que al morir el padre, heredara su autoridad el hijo mayor. Por tal motivo, al morir mi tatarabuelo, todo se hizo según la costumbre y el menor de los hermanos, Luis Pittoni, se cansa de esta situación, por lo que resuelve irse a otro lugar y formar su propio hogar. La zona escogida, fue una pequeña ciudad de Udine llamada Latisana (al Noreste de Italia) y dio origen a su familia, modificando su apellido... de Piton ó Pittone, a Pittoni. Por el año 1850, aproximadamente, casa con María Salvador y en 1884, nace su primogénito... mi padre, Domingo Pittoni (ó Domenico, en italiano)."
 Al leer estas primeras notas de mi madre y dejándome llevar a otros momentos de mi vida, en donde recreaba con mi imaginación infantil todas estas historias... valoro infinitamente estas "hojas sueltas" que escribía para nosotras, para mis hijos, mis nietos y todos aquellos que están por venir... y para ustedes porque ella así lo quería. Tal vez los datos no sean 100% fidedignos, pero todo esto estaba guardado en su admirable memoria y era su tesoro... su raíz... la mía.

Latisana es una pequeña ciudad de Udine, Italia Mapa de Latisana
Latisana
comune
Latisana – StemmaLatisana – Bandiera
Dati amministrativi
StatoItalia Italia
RegioneFriuli-Venezia Giulia-Stemma.png Friuli-Venezia Giulia
ProvinciaProvincia di Udine-Stemma.png Udine
SindacoSalvatore Benigno (PdL) dal 16/05/2011
Territorio
Coordinate45°47′00″N 13°00′00″E
Altitudinem s.l.m.
Superficie42,30 km²
Abitanti13 682[1]
Densità323,45 ab./km²
FrazioniBevazzana, Crosere, Gorgo, Latisanotta, Paludo, Pertegada, Sabbionera[2]
Comuni confinantiLignano SabbiadoroMarano LagunarePalazzolo dello StellaPreceniccoRonchis,San Michele al Tagliamento(VE)
Altre informazioni
Cod. postale33053
Prefisso0431
Fuso orarioUTC+1
Codice ISTAT030046
Cod. catastaleE473
TargaUD
Cl. sismicazona 3 (sismicità bassa)
Cl. climaticazona E, 2 402 GG[3]
Nome abitantilatisanesi
Patronosan Giovanni Battista
Giorno festivo24 giugno
Localizzazione
Ubicación de
 Localización del municipio en la provincia de Udine Latisana
 "Domingo, mi padre, desde temprana edad manifestó un especial interés por las artes. La lectura, era su pasión, así como las artes plásticas y más tarde la Ópera.
 A fines de 1800, no era fácil tener acceso a una biblioteca, por tal motivo procuró asistir con más asiduidad a la Iglesia y ganarse la confianza del Párroco, consiguiendo la entrada al maravilloso mundo de los libros. Su creatividad y avidez por caminar los senderos del arte, hacía que se olvidase las tareas que le encomendaban sus padres.
 Unos años antes de ingresar al Servicio Militar, consigue trabajo como chofer y también como valette al servicio de un conde, pero debe abandonarlo cuando es convocado por su país para cumplir con su deber y se lo designa a la Isla de Cerdeña. Solía contarnos que la isla estaba superpoblada de insectos, especialmente de mosquitos y recordaba también los arroyos que abundaban en la zona. Permaneció en la isla tres ó cuatro meses, suficientes como  para entretenernos con sus anécdotas toda una vida. Recuerdo particularmente una de sus historias... un soldado padecía de tiricia, por lo que todo llevaba a suponer, que alejado de sus afectos, moriría de tristeza. Una monjita muy joven, en un intento desesperado por lograr una mejoría, comenzó a bailar sobre su cama para lograr que sonriera y aunque esta actitud haya logrado el mejor y más deseado resultado, le costó a ella la expulsión.
 No recuerdo el origen de la infección que le provocara que mi padre tuviera que permanecer internado durante casi toda su estadía en la isla, pero esto provocó su baja.
 File:Sardinia in Italy.svg
 De vuelta a casa y en plena época en la que los sueños de progreso apuntaban hacia América, la familia se esforzó por incrementar sus ahorros para embarcarse con rumbo hacia Argentina, tierra generosa y fecunda que los esperaba con los brazos abiertos. En 1897, el abuelo, mi padre y el tío Santos, partieron con la ilusión de conquistar el nuevo continente.
 "Los gringos" concentraban sus energías en el campo y su principal tarea consistía en levantar las cosechas y arar. La ruta de trabajo los llevo desde Bahía Blanca hasta Rosario. En las estaciones de trenes, solían invitarlos con locro, pero ellos suponían que era maíz, porque no reconocían el sabor".