traductor

jueves, 27 de febrero de 2014

HOJAS SUELTAS Capítulo III: "Enamorarse en Venecia"

http://elotroblog.pedroarroyo.es/2010/05/mariano-fortuny-fotografo.html

Y tal vez sea esta la parte de la historia más romántica, como robada de la imaginación de algunos autores.
Venecia fue fundada en V a.C. y se incorpora a Italia en 1866 después de años de dominación francesa y austriaca. 
 Construida sobre un archipiélago compuesto de 118 islas y 400 puentes que las comunican entre sí. Posee aproximadamente 150 canales por donde navegan embarcaciones de diversos tamaños, entre ellas, las tan características góndolas, compuestas por 280 partes y en donde cada detalle tiene una simbología muy precisa.
 En Primavera y Otoño, por la marea alta, se inunda dos veces al día la Plaza San Marcos.
 Debido a su inmenso poder cultural, el casco histórico de la ciudad y la laguna, fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1987.
 Una historia de amor... mis abuelos maternos, escenas recreadas en mi mente infantil a través de los relatos de mi madre que yo hoy transcribo desde sus Hojas Sueltas... 
 "En Venecia sobre el agua, terrenos y casas. Ángel Coluzzo y Filomena Giardino, formaron una familia y tuvieron 11 hijos, de los cuales sobrevivieron solo dos hijas, María y Alba Teresa. La peste arrasó con la familia y con muchísimo dolor, padecieron la agonía de ver morir hasta cuatro de sus hijos en un día. Al llegar los rumores de guerra, las mujeres escapan y el abuelo Ángel permanece escondido en su campo a la luz del día, intentando cuidar sus pertenencias, como hacía con sus ollas, jarras y satenes de cobre, que escondía en pozos para preservarlas del saqueo de los invasores. 
 Mi Tía María, se casa cuando mi madre, era la pequeña Albina, que un 7 de Diciembre de 1893, cumplía sus 9 años. 
 Ella nos contaba que cuidaba los gansos que criaba la familia, para vender sus plumas. Una tarde, estando ella con otras niñas que también cuidaban sus animales, comenzó a caer una lluvia torrencial y todas salieron corriendo. Mi madre debía cruzar un arroyo cuidando de que todos los gansos volvieran con ella y a pesar del miedo y lo difícil que resultaba ese desafío, ella recordaba con orgullo que lo había logrado.
 Al cabo de un tiempo, su hermana María, había tenido una nena a la que llamó Ida y el abuelo Ángel estaba muy enfermo, por lo que ella decidió viajar para visitar a su padre (hacía mucho frío) y el abuelo fallece a los ocho días.
 Mi madre (Albina), tenía catorce años y debido a su habilidad como modista, consigue trabajo en el palacio
de la familia Pellozzo, quienes se encariñaron mucho con ella y la trataron como otro miembro del grupo familiar. El matrimonio, tenía dos hijas y ella se divertía con las chicas cantando o acudiendo a bailes.
 Mi padre (Domingo), había desembarcado en Italia con su madre y su hermana. Aprovechaba los días en su tierra, para recorrer el paisaje soñado de Venecia y sus palacios. Una tarde, caminando por sus calles, escuchó una voz que lo dejó impactado y volvió una y otra vez, hasta que un día vio a una hermosa rubia de ojos azules, delgada y muy bonita, cantando en el segundo piso de un palacio y con absoluto agrado descubrió que era la dueña de la voz que lo había enamorado. A ella le había llamado la atención su traje, algo anticuado para la moda europea. 
 Finalmente, gracias a la perseverancia de mi padre, ellos se conocen mejor y después de un tiempo deciden casarse y volver a América, porque mi madre ya tenía veinticinco años y a esa edad, las chicas ya viajaban solas a este continente y ella soñaba previamente con esa posibilidad. 
 Se quedan en Italia un mes y medio, se casan un 31 de Octubre de 1910, pasan tres días de luna de miel en San Miguel, a donde viajan con la madre y la hermana de mi padre. Después parten del puerto de Genova hacía La Pampa, más exactamente a el campo que habían adquirido en la localidad de Eduardo Castex, con la promesa de mi madre de regresar a Italia en tres años para ver a su madre (Filomena).
 En tanto su hermana María, había agrandado la familia con cuatro hijos más: Favio, Juan, Elvira y Angelita."



















































































































No hay comentarios: