traductor

viernes, 2 de julio de 2010

Bordeando la vida Astro que se aleja de la mano herida, canto de sirena que la noche anida. Suspiro del valle en la hiedra espesa, ahogada la orquídea bajo la maleza. Encierro los verdes caminos del alma, como a un diamante bajo de su agua. Recorro la noche que encierra la nada, como dulce brisa que mece a las hadas. Cálido refugio de extraña fachada, se ajusta en la lides de la añoranzas. Una cruz de hielo en la costa magra, luces que convergen sobre su mirada. Clamor en el cielo bordeando la vida, cara de otra cara más desconocida. Acuosa la idea se plasma erosiva, los brazos se ciñen en la estrofa ida. Y vuelvo a las hojas las letras ausentes, como una carencia de este presente. Cambiados los ciclos reciclo los años, fases de un destello sobre lo ignorado. La mano del ángel se tiende estirada, rescata del trueno a la nube blanca. Se viste en su pose de perla agrisada, en el suave encaje que la lluvia hilvana. Norma Marchetti 3/6/10

No hay comentarios: