traductor

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Halcones y rosas… No puedo negarlo… si esto fue un reto, no quiero admitirlo… y fui parte de eso. Me urge la letra que falta en mi idioma. me aferré a las manos de la letra rota. Perfiles de cantos… disímiles… raros, huellas en la noche bajo el sol dorado. Un mágico embrujo… sincronía de letras, sucursal del cielo para el alma eterna. Ángeles caídos… halcones y rosas, el sol con su brillo… la luna y su forma. Palidece el día con la luz del trueno, resuena en las nubes cuando avista el eco. Antorcha velada por la noche fría, gambeta del tiempo sobre la doctrina. Azules guirnaldas… promesas sin cause, quebrando un silencio… cansancio… verdades. Siempre tan ahí… se siente en su aroma, todo es tan etéreo… entre humo y sombras. su bandera izaba clavada en el pecho, uniéndose en pacto contra el rudo tiempo. Nada en el silencio de ciegas miradas, nada en el misterio que perdía la magia. Corazón loable… exacto y preciso… corazón tatuado de largo disturbio. Suspiro muy hondo, mis rastros se fugan, las cuentas deslizo del rosario, a oscuras. Nada en mis bolsillos… abiertas mis manos, resguardan con celo las huellas de antaño. Norma Marchetti 22/9/10

No hay comentarios: