traductor

viernes, 10 de diciembre de 2010

Afinando el pulso Me elevo al dolor... lo enfrento en su lengua, le cargo la cuota de real presencia. No temas, no calles... soy de piedra y fuego... coraje y caricias cargadas de sueños. Mírame a los ojos... esto es verdadero, no dudes, creeme... soy portal e intento. Tomame la mano... ya no habrá estrategias, ni bronca o coloquios nublando la brecha. Voy hasta tu puerta... muéstrame el camino, la noche no afecta en el plenilunio. Dos cosas te pido... escucha y observa, esto es importante... venzamos a medias. No existe enemigo en esta contienda, solo ganadores tornando a su tierra. El ritmo acelera sin tregua y con pausa, afinando el pulso sobre la balanza. Soy la pose firme que se ajusta al talle... esos pasos lentos recorriendo el valle. Ese instinto alegre que roba sonrisas... un abrazo enorme que cubre tu herida. Nada de arrebatos... lo veo muy claro... mi pulso más firme lacrando este pacto. Emoción de arenas doradas al viento... rebozan los muros del antiguo infierno. 10/12/10

No hay comentarios: