traductor

lunes, 17 de enero de 2011

Acertijo de fantasmas El desvelo me vuelve mariposa, entre tanto devenir de rosas blancas, la ciudad que apura... me devora, entre tanto acertijo de fantasmas. Me disipo sin premura en el cuarteto, que me ofrece el corazón en las jornadas, tiembla exhausto en el brillo de sus ojos, poniéndole un destino a mis plegarias. Ayer supuse estar en tierra heroica, hoy ya no tengo escudo en mi batalla, la herida se abre cruel en el camino, no puedo vislumbrar cuanto me falta. Me aferro a esa estrofa que latía... bajo ese candil que me abrigaba, no puedo si mi espalda esta de luto... no debo si desvía mis palabras. Ese viento que sacude sin cordura, esas ganas de increpar en Tierra Santa, ese intento de infringir ardor profano, desde el fétido ritual de horas vanas. Solo restos... y un sudor frío, sin tregua, solo tramos del vaivén que deja manchas, solo un pulso que agoniza destemplado, y en la cuesta, un cardenal en la retama. Parpadea en su afonía de sonidos... abrigándose en la duda y la templanza, no debiera yo acudir... y estoy vertiendo, este simple gesto audaz... que me desangra. Aún no veo luz... mis hombros gritan, los músculos se aflojan y reclaman, yo solo soy aquello que se enhebra un triste sueño azul de voz extraña. .../12/10

No hay comentarios: