traductor

viernes, 28 de enero de 2011



No hay egoísmo

Letanía en que cobija su deseo,
calendario atascado entre los sueños.
Claroscuros que se observan sigilosos,
en las cumbres y en los mares más remotos.

Palpita la ilusión... y la desanda,
se sube a su vaivén... le roba un beso.
Se niega a claudicar... ya no hay manera,
y asume su papel frente al espejo.

Camina en la cornisa sin prudencia,
se juega el corazón... le da la diestra.
Recorre callesitas sin ausencia,
se arriesga con valor en la estrategia.

La apuesta es privativa de su sangre,
un hecho a la medida de lo expuesto.
Detona las barreras de sus normas,
camina en los jardines más abiertos.

Y es a todo o nada... no hay salida,
le quedan las raíces y los verbos.
Liviana y sin temor sigue el camino...
asciende a la cordura de lo cierto.

En la confianza ciega de sus actos,
avanza sin medir ningún esfuerzo.
Agudiza la vista... nada es vano,
le sobra dignidad... lo deja en verso.

Nada que perder... viste de calma,
nada por culpar... no hay egoísmo.
Relaja la intención, sigue su alma...
y estrecha entre los brazos su designio.

Norma Marchetti
27/1/11

No hay comentarios: