traductor

sábado, 26 de mayo de 2012

Era él


Era un torbellino
agitando sangre...
era ese destello
girando sin cause.

Era la respuesta
bien amordazada,
era la experiencia
gritando aterrada.

Era ese silencio
forzado y filoso,
era un golpe adentro
rebasando todo.

Un tropel dormido
casi anestesiado,
llanto sin sonido...
un verso sin trazos.

Era el desafío
de eludir al monstruo,
era el paso firme
sin bajar los hombros.

Era negación
y aullido nocturno,
era el paso en falso
dado en un segundo.

Era marejada
vista de la costa,
eran esos ojos
robando sus horas.

Era ese desgarro
rompiendo su pecho,
algo no admitido
que dolía por dentro.

Era algo instalado
que echaba raíces,
era un arco iris
sobre tonos grises.

Era ella ese cirio
que yacía dormido,
era él el fuego
para sus sentidos.

Norma Marchetti
26/5/12

No hay comentarios: