traductor

martes, 26 de febrero de 2013

No existe una ecuación


Me abrazo a este sonido
de mi alma.
Asida a este timón
con ambas palmas.

Aprendo a caminar
senderos nuevos...
Los puertos del dolor
quedaron lejos.

No existe una ecuación,
ni una estrategia,
la vida va fluyendo
sin reservas.

El tiempo de bondad,
se recupera,
la mano que ayudó...
pronto se llena.

La arena del reloj
que se desliza,
un sueño por cumplir...
y yo de prisa.

Mis piernas afirmándose
en los pasos,
mi tiempo de enterrar
viejos fracasos.

Norma Marchetti
26/2/13
http://www.youtube.com/watch?v=sfZMd9kbJHQ

No hay comentarios: