lunes, 22 de abril de 2013

Antes de dormir...


Antes de dormir, cuando el recuerdo revolotea en el inmenso vacío, en el silencio imperceptible... en la desbordada conciencia... en ese dolor injustificado de mi diafragma.
 Antes de dormir... en el balance retrospectivo que me pesa en el espacio íntimo de las cicatrices y en la carga cotidiana, que se hace soluble en la conciencia.
 Antes de dormir... cuando le pido a Dios que me ayude y me guíe, para entender como conservar lo que tengo. Cuando el abrazo es a mis hijos y al sublime amor por ellos, que me mantiene de pie, que me hace ser mejor y ser única en mi condición, en esta relación sanguínea e incondicional, que traspasa los límites de mi delimitada vida terrenal.
 Antes de dormir... cuando dejo la ilusión para el nuevo crepúsculo, que es el paisaje de un futuro inmediato, que nada garantiza en la sutileza de su lenguaje tonal y mudo.
 Antes de dormir... cuando percibo la pequeñez de mi humanidad en la inconmensurable dimensión del cosmos. Mi fragilidad frente al desafío de estar viva y mi indescriptible impotencia ante esta arraigada manera de respetar y aceptar lo que se puede o se debe.
 Antes de dormir... estas conmigo... y pierdo esta batalla cruel en contra de mi corazón, que me recuerda que la apuesta fue fuerte... y la voluntad tambalea, cuando las lágrimas son el lenguaje de un sentimiento asfixiado...

Norma Marchetti
22/4/13
http://www.youtube.com/watch?v=oNVm2V0vlJk