traductor

domingo, 21 de julio de 2013

Un lugar en la sociedad


21 de Julio de 2013, el invierno se filtra entre mis manos... con ese traje gris de de corte antiguo que tan bien combina con esa paupérrima corbata roída y desteñida que se ajusta al cuello, como verdugo indolente, como inconmovible psicópata silencioso en los rincones sin techo y sin esperanza, donde la razón alude a la equidad y el corazón... y en su llanto autista, derrama tristeza sobre una ciudad indiferente y destemplada.
 La gélida noche recorre las calles con su aliento de muerte. Las veredas desoladas se oscurecen y despiertan con el eco de los pasos que avanzan y retumban en el desierto de cemento.
 Un pensamiento se abalanza sobre mi y me acorrala en mi ángulo más débil, en la convergencia fantasmal de otras imágenes y otro frío infiltrándose en mis huesos, desde mi infancia... desde esa condena insoportable de silencios y olvidos... desde ese ahogo de impotencia y desidia... desde el dolor más agudo de mi estómago y el esfuerzo más logrado de mi columna vertebral que se yergue entre el barro de la discriminación y el egoísmo... que se yergue a pesar de la idiotez humana y sus valores superfluos e inconsistentes... a pesar del desafío diario por mantener la dignidad en esta alcantarilla subterránea de ratas y humedad en la que la que el sol apenas llega y el aire se torna enrarecido y asfixiante... a pesar de esta jungla  inhóspita y desequilibrada en la que la portación de la careta adecuada, determina un lugar en la sociedad.

Norma Marchetti
21/7/13
 

No hay comentarios: