traductor

viernes, 30 de abril de 2010

24 de Abril Esplendor de luz, escala de rimas, paramos profundos de penas vacías. Destinos de voces esclavas de un tiempo, designios de letras sobre los misterios. Amengua el delirio, define la estrofa, sus calles se afirman en la misma nota. Tus manos y el cielo, tu fase serena, el cerco se pinta sobre hojas muertas. Otra vez tu amor de lejanos gestos, otra vez las luces salvando un desierto, otra vez un sol se instala en la acera, y un poeta errante esculpe sus letras. Descubres mis brillos detrás del abismo, tus labios describen los momentos idos. Te plantas y expones tu lado sereno, tu paz se hace brillo sobre los misterios. Lo extraño, lo esquivo, los simple y exacto, las sendas que infringen aquello impensado. La ganas de estar sobre un mismo intento, el cielo derrama mensajes del tiempo. Nada que me impida soñar este intento, luces extremadas aplacando miedos. Algunas miradas medrosas me celan, evitando abrirse sobre grietas nuevas. Nada que explicar, prefiero el misterio, tus ojos descubren aquello que vieron. Y volviste un día sobre aquel comienzo, y yo te esperaba desafiando al tiempo. 29/4/10 Norma Marchetti http://www.youtube.com/watch?v=Xi6UTQRfJEE En este poema el humano se situa en la convergencia y en la intersección para terminar en una evocación de unión. Felicitaciones por este excelente poema de caprichosas variaciones. Víctor Manuel Guzmán

1 comentario:

victormanuelguzman@yahoo.com dijo...

En este poema el humano se situa en la convergencia y en la intersección para terminar en una evocación de unión.
Felicitaciones por este excelente poema de caprichosas variaciones.
Víctor Manuel Guzmán