traductor

lunes, 31 de enero de 2011



Él y ella

Pendiendo de un sueño reciclaban años,
la vida se acopia tras su calendario.
Caléndula abstracta que gira orbitada,
buscando en la dicha de sentirse amada.

Disipa... se expande, fusiona, repliega,
en manto se extiende en virtual entrega.
Lo abraza y se queda mirando su ocaso...
la brújula vuelve a marcar sus trazos.

El viento se vuelve suavidad de brisa,
la luna lo envuelve en sutil sonrisa.
Ella estaba cerca... él la convocaba...
su brazo de arena en su piel de agua.

La efímera cuota de amor en silencio,
la diestra propuesta sobre algún sosiego.
Ella lo esperaba... él la retenía...
cambiaban la cara... en las melodías.

La llevaba al cielo a juntar estrellas,
luego la esperaba... le leía un poema.
Caminaba cerca... sentía sus pasos...
ambos dominaban un lenguaje extraño.

Comían del fruto de la fantasía...
jugaban a un juego que nadie entendía.
Él era un juglar del anonimato...
ella un laberinto de pimpollos blancos.

Él era el idioma de muchas naciones,
ella lo encendía todo con colores.
Él era ese mago de excelencia y clase...
ella era la fuerza para su rescate.

Unían espaldas venciendo batallas...
el tiempo, el gentío y su dura estafa.
Él cubría con hielo la verdad de su alma...
ella con sus rosas lo esperaba al alba.

Torcían la historia... no eran usuales,
nada los vencía... dos duros rivales.
Eran dos guerreros de antiguas tierras...
solo ellos sabían sortear esas pruebas.

Ellos hacían gestos que nadie entendía...
traducían en letras toda su osadía.
Surcaban espacios, kilómetros, mares,
castillos de nubes... puentes de corales.

Norma Marchetti
31/1/11
http://www.youtube.com/watch?v=blhigCRqvVQ

No hay comentarios: