traductor

domingo, 30 de enero de 2011



La luna florecida

Un ciego albedrío acompasado,
un informe perfil de pies descalzos,
una mágica destreza dirigida,
la expresión del ser sutil que se previa.

Candilejas en el puerto y en su faro,
caminar con un desierto apuñalado,
crepitar de gentil voz ensordecida,
caminata con la luna florecida.

Un cuento pasional aprieta el puño,
un verbo primordial emerge al vuelo,
la clave se ha posado en su corona,
describe el arco iris en su sombra.

Se copia, se transforma, se acredita,
obsequia dignidad en su justicia,
explota el interior en su semblante,
se ajusta a la figura de su talle.

Se vuelve rosa de agua en su cordura,
le agrega a sus caricias la textura,
se filtra, se adormece, se agiganta,
en el rítmico fragor de esa danza.

Se vuelve mariposa entre su pelo,
refleja en su mirada los desvelos,
renace... atribuye... desconcierta...
avista a los mortales en la tierra.

Como un cándido ritual que se recicla,
renueva la ilusión y se enciende el día
y brotan resplandores en la bruma,
enlazo mis suspiros a esta lucha.

Norma Marchetti
29/1/11

No hay comentarios: