traductor

domingo, 30 de enero de 2011



Una chance

Mañana será otro día...
sobre la alfombra del alba,
la luna ya no esta fría
en los confines del alma.

Las voces se vuelven ecos...
antorchas en las entrañas,
como la fuerza del viento...
avivándose en las llamas.

Camino sobre las huellas
que brotan frente a mis pasos,
ofrezco mis flores nuevas
perfumándole los brazos.

Una chance, un sortilegio,
ese faro a la distancia...
el sonido de su arpegio
donde nacen las palabras.

En la noche de verano
que el ángel piso la tierra...
abrió portales de antaño...
sujetando su cadera.

Norma Marchetti
30/1/11

1 comentario:

Luis Carlos dijo...

Muy sentido y grande tu poema, y lo mejor: lleno de optimismo y de ganas de dibujar un mejor mañana.
Ahora ponéle por favor un nombre. Se verá más grande y calará muy hondo.

Un beso,
Luis Carlos