traductor

jueves, 21 de abril de 2011

Sus ojos buenos.

Besos en el aire... perfume de estrellas,
la gotas del cielo nos bajan poemas.
Cadencia y ternura de raso y de seda...
rocío en la noche sobre la pradera.

Humedad en las manos en el tacto leve,
sutiles miradas que todo sugieren.
Estrecha la brecha, despierta alboradas,
la imagen se escurre desde la ventana.

Al roce del sol que incendia la luna,
el agua es tan mansa como su textura.
Avanza y sumerge su sombra en el lago,
la estela que deja es el rito ansiado.

Su voz se alza enorme como alcón en vuelo,
la esperanza vive sobre su aleteo.
La dulzura es trance en sus ojos buenos,
la lágrima borra el mortal misterio.

Y es canto alegre, enorme... tangible,
es estrofa eterna que todo revive.
Sublime, añorado, accesible y franco...
la mano artesana urdiendo el milagro.

Norma Marchetti
21/4/11

1 comentario:

noticias dijo...

guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro poemas preciosos