traductor

domingo, 8 de enero de 2012

Mi sangre enaltecida



Traspasando las murallas
calcinadas por el tiempo,
en la expresión de tus ojos...
en los sonidos del viento.

Liberando los fantasmas
que se enredan en mis huesos,
fustigando libertades...
secuestradas en el tiempo.

Estrenando la osadía
de desdoblar los instintos,
la realidad es tangible...
modelada en mis sentidos.

De frente a estas pisadas
entre pausas definidas,
afrontando los abrazos
que hasta ayer se reprimían.

Con la experiencia y la calma
que me obsequiaron los años.
Con la prudencia aprendida
de quien liberó mis manos.

Sin rencores ni venganzas...
con la lección entendida,
con la verdad en el pecho...
y mi sangre enaltecida.

Norma Marchetti
8/1/12

No hay comentarios: