traductor

lunes, 5 de septiembre de 2011



Me duele mi inocencia

Se me desgarra la piel y van sangrando mis dedos,
mis huellas son esas rosas que lloraron los destierros.
Mi corazón es un arca pintada en rojo y negro…
es un puñado de sueños que se oprimen en el pecho.

Y es mi alba ese suspiro entretejido en mi pelo,
que se ondula sin cordura cuando danza con el viento.
Y fue ocaso ese delirio que me disfrazó de luna,
en la negrura del tiempo que se escondí a en la bruma.

Y fui llanto irreversible de una espina ensangrentada,
como daga que en la noche se me clavaba en la espalda.
Y mis venas la ponzoña de otra azabache amargura,
como tinte de las letras que se plasman en mi furia.

Y me aleje con los labios agrietados por la arena…
que lastimaba mi rostro en la traición de la escena.
La mentira pintó un cuadro arrendado por la muerte,
sueño, desprecio y farsa en los lugares de siempre.

Y luche con la codicia… las apariencias… las ganas,
contradicciones y espejos que escondían los fantasmas.
Y viví en las melodías que prometían quimeras…
y me caí de ese vuelo sin las alas más certeras.

Y hoy camino con sigilo y me duele mi inocencia,
mi rosa blanca en las manos que me vieron sin más vuelta.
Y apuesto a la verdad y al destierro de lo vano…
al infierno que se inflama tras el brillo de lo falso.

Ya no espero… solo vivo, al sol o bajo la lluvia…
mis cicatrices son puentes que me unen a otra ruta.
y mi abrazo no es el mismo… como tampoco los besos,
presente y realidades… ensamblados en mis versos.

Norma Marchetti
11/8/11




No hay comentarios: